En barco por el Amazonas (Porto Velho-Manaus-Santarem-Belém)

Uno tiene la idea romántica de navegar por el Amazonas, perdido en su inmensidad entre un mar de selva, viendo pueblos semi-aislados de la civilización, disfrutando en calma total mientras el barco recorre su incansable camino junto a las riberas del río… Pero no, la realidad no es así.

Navegar por el Amazonas no es nada más (ni nada menos) que eso: desplazarse por un río que, al fin y al cabo, es la única manera de viajar en esa zona. Así que la cosa acaba convirtiéndose en la versión sobre agua de un autobús ruidoso, lleno hasta los topes y preparado más para mercancías que para personas. De hecho, ni siquiera hay asientos, tienes que comprarte una hamaca, colgarla en cubierta y ese es tu pequeño reducto de privacidad. Si a esto le sumamos que cada recorrido entre ciudades dura entre dos y cuatro días de hacinamiento sin poder huir a ningún sitio, el panorama empieza a cambiar del sueño idílico a la pesadilla. Al final, como pasa siempre con los extremos, no es ni lo uno ni lo otro.

Sí es cierto que hay momentos en los que quieres matar con dolor. La cubierta está repleta, el barco para en vete a saber dónde a las 3 de la mañana y en tus únicos 40 cm de espacio vital te plantan otra hamaca, alguien te golpea al darse media vuelta por el otro lado, el de más allá une la preciosa música del móvil al ya insoportable sonido del motor y la niña del fondo se despierta y llora como loca. Y tienes que ponerte tapones para dormir y cascos para sobrevivir durante el día, porque los altavoces del bar se las traen, y hay 4 baños para 200 personas y las duchas otro tanto y todo el mundo tira la mierda al río y la comida es siempre la misma, te pasas tres días con arroz-frijoles-espaguetis-carne para comer y cenar y encima tienes que pagarlo.

Pero también hay otros ratos geniales, cuando el barco se despeja, reina el silencio o te aíslas del mundo, corre el vientecillo por la cubierta, tu hamaca se balancea suavemente y te dedicas a charlar de lo divino y lo humano o a mirar el paisaje, las casitas flotantes, la selva impenetrable, el agua que se arremolina en la estela del barco guiñando destellos al sol. Y te das cuenta de que estás rodeada de cientos de kilómetros cuadrados de jungla en mitad del río más famoso y aventurero del mundo. Y eso pasa pocas veces en la vida, así que disfrutarlo es una obligación.

El paso de las horas
Más allá de momentos de crisis violenta y/o deleite sensorial, el día a día en el barco es tranquilo y hasta aburrido. Te despiertas muy pronto, como a las 6 y media, cuando te da el sol, y te acuestas poco después de anochecer. Entre una cosa y otra, sólo tienes un barco para moverte: un par de cubiertas llenas de hamacas y un pequeño bar con música a todo volumen. Para matar el rato lees, escribes, haces amigos, dibujas, lavas la ropa, paseas por cubierta, observas el río desfilar incansable a ambos lados del barco y los cielos que cambian según el momento del día. Y es que en el barco los cielos son impresionantes, porque el mundo es como más redondo y los cielos son más como una cúpula, parecen media canica de colores sobre tu cabeza. A veces azul y blanco, morado y rosa cuando atardece (el único momento en el que el río parece azul y recuerda a un mar), otros ratos gris y con tormentas lejanas y rayos que resplandecen naranjas. Y, de noche, te envuelve una burbuja negra con miles de puntitos de luz.

Al cabo de las horas, cuando ya casi has asimilado como fondo el rugido incesante de esa cosa atronadora que es el motor, se hace el silencio y el barco se detiene en un puerto. No siempre puedes desembarcar, suben mil vendedores o te ofrecen la mercancía directamente desde el puerto con palos donde cuelgan la comida. Puedes comprar de todo, desde un queso o un ‘prato feito’ hasta móviles y radios con altavoces gigantes para amenizar el viaje (el tuyo y el de todos tus compañeros de hamaca). Pero, en medio del colorido que acompaña a cualquier puerto, la parada normalmente sirve para cargar y descargar pasajeros y/o cosas. Los primeros suben y bajan solitos, pero la carga la manejan los trabajadores del barco o del puerto. Verlos también es un espectáculo. Son como máquinas de músculos en cadena, de todas las edades, que hacen volar las cajas y sacos de la bodega al muelle y viceversa, como si estuviesen haciendo y deshaciendo un puzle infinito. Los hay profesionales y vacilones, jovenzuelos con el móvil en el bolsillo y viejos hechos de fibra y piel tostada. Cuando terminan (a veces son horas al sol moviendo pesos y bultos), el barco sigue su camino… con la bodega repleta de nuevas cosas para descargar en la siguiente escala.

La fauna del barco
Cuando no hay paradas, uno puede entretenerse observando a los cientos de gentes diversas que viajan en el barco y a las que al cabo de un par de días ya tienes fichadas. Además, curiosamente, acaban juntándose por tipos porque comparten costumbres y aficiones… Por ejemplo, el grupo de maduros chiquiteros en versión brasileña coincide el primer día tomando cervezas en el bar ¡a las 8 de la mañana! Claro, cuando uno no tiene nada que hacer el chiquiteo se adelanta. Y ya desde entonces hacen piña y se lo pasan teta todo el viaje en corrillos en el bar o bajando al puerto… al bar. Tampoco falta el grupo perroflauta que toca la guitarra y hace pulseras y enseña a hacerlas al que se apunte (con tiempo, en un barco uno podría salir con dos carreras fácil). Por supuesto, hay siempre familias o parejas que se achuchan y comparten ‘rede’, adolescentes que pinchan reggaeton sin parar, algún viejito brasileño con pinta de Gandhi y uno o dos niños coñones que gritan, corren, lloran, se columpian en la hamaca como posesos y te meten en pie en la boca cada rato, así, en ciclos regulares. Y entre todos ellos, también hay algún extranjero como nosotros, con los ojos como platos, que alucina durante las primeras horas y que luego acaba sintiéndose casi como en casa, hablando con otros viajeros y formando, claro, su propio subgrupo en la fauna naval.

Fin del viaje
Y, aunque cuando subiste parecía increíble, al final llegas a un puerto que es el tuyo. Desatas la hamaca, recoges el montante y pisas tierra firme después de dos o tres días. Y casi te mareas porque ya eres un poco parte del río y ya casi te habías acostumbrado, a lo bueno y a lo malo. Quizás has llegado a tu destino o quizás te espera otro barco encadenado hacia otro puerto. Pero, sea como sea, lo cierto es que la experiencia, única, con su belleza y sus horrores, ya forma parte de ti para siempre, se une a esos momentos escogidos que guardarás eternamente con su etiqueta mental en caja alta, la de las cosas importantes: EL AMAZONAS.

Y aquí, un vídeo que lo resume todo perfectamente:)

Mãs fotos de Brasil en nuestro álbum de Flickr, aquí.

¿Te gusta nuestro blog?
Pierde un par de minutos por nosotros y vótanos, porfa:)

Vótanos en los Premios Bitacoras.com

Primero debes registraste aquí
Luego votas aquí

En barco por el Amazonas (Porto Velho-Manaus-Santarem-Belém)

42 comentarios en “En barco por el Amazonas (Porto Velho-Manaus-Santarem-Belém)

  1. Federico dijo:

    Hola como estas? tengo una consulta y acerca de donde empezar mi viaje (no se si en Leticia o Porto Velho) para seguir por manaus alto y belem, no se si conoces Leticia (frontera colombiana) pero queria saber si en porto velho hay algo para hacer-ver de interes en los alrededores, o solo es el puerto de embarque. Y cuanto duro el trayecto porto velho manaus a favor de la corriente como uds lo hicieron.

    Me gusta

  2. Ladislao dijo:

    Excelente el relato, siempre existe lo bueno y lo malo, lo negativo y lo positivo, pero es esto a fin de cuentas lo que hacen de los viajes algo tan impredeciblemente enriquecedores. Planeo el mismo viaje con un amigo para este año y nos surgieron algunas dudas. El tema de los insectos es peligroso? existe algún modo de comunicarse desde el barco a otro país? conoces alter do chao, vale la pena?

    Me gusta

    1. Amaya dijo:

      Hola Ladislao! Como dices, este viaje tiene eso: el encanto de lo sorprendente y lo único!! No recuerdo demasiados insectos o mosquitos pero el repelente era constante en nuestras vidas, así que lo teníamos interiorizado. Ahora con el zika me imagino que tendrás que estar todavía más atento.
      Hubo algún pueblillo de los que paramos en los que había red wifi, pero cobertura de teléfono sí que creo que había en muchas zonas y paradas, así que podrás llamar o mandar mensajes.
      Alter do Chao fue una de nuestras paradas durante el viaje. Puedes ver información de esta u otras zonas aquí https://losviajesdelcangrejo.wordpress.com/2011/10/21/etapa-26-amazonas-y-norte-de-brasil/ y aquí https://losviajesdelcangrejo.wordpress.com/2011/11/05/lugares-de-brasil-norte-de-brasil/. Viene bien como pausa entre barcos y es un sitio muy especial, bonito y relajado. De todos modos, revisa si la famosa Ilha do Amor es accesible, porque solo se puede visitar en cierta época del año (creo que de julio a enero), luego desaparece bajo las aguas del río:) Ah, y creo recordar que había wifi en la plaza de Alter, por lo que preguntas de la comunicación.
      Un abrazo y disfruta mucho de este viaje alucinante!!!

      Me gusta

  3. Anonimous dijo:

    Para que mierda viajas silo único que vas a hacer es quejarte?. INSERVIBLE! volvete a tu país y no aparezcas más por aca. Tenes la suerte de viajar por uno de los mejores lugares de la tierra y también de comunicar…pero de esta manera?. IDIOOOOTAAAAAAAAAAAAAAAAAA

    Me gusta

    1. Amaya dijo:

      Hola!
      Respetamos tu comentario. Pero si crees que el post es una queja, es porque no has entendido bien lo que queríamos explicar. Solo contamos cómo lo vivimos, lo que nos sorprendió, lo que nos desconcertó y lo que nos gustó. Este viaje por el Amazonas fue uno de los momentos más increíbles de nuestras vidas y nos encantó, tal y como fue.
      Un saludo y gracias por pasarte por el blog:)

      Me gusta

  4. Rocio Velazquez dijo:

    ya tengo mi boleto desde Porlamar Venezuela a Manaus… pensaba viajar en Avión a Fortaleza ..pero la verdad mi espíritu aventurero pide a gritos hacer la travesía por barco… gracias gracias por toda la informacion..solo una pregunta que tan común es que una mujer haga este viaje sola.. el tema de la seguridad es lo único que me limita..gracias..,,

    Me gusta

    1. Amaya dijo:

      Hola Rocío!
      No creo que tengas ningún problema! Brasil es un lugar bastante seguro (con las precauciones de cualquier lugar) y en los barcos no hay ningún problema, hay viajeros normales como tú, brasileños o extranjeros. Además, aunque vayas sola, seguro que encuentras otros aventureros en el barco con los que charlar entre las hamacas. Suerte y disfrútalo muchísimo!! Gracias por leernos!:)

      Amaya

      Me gusta

      1. Rocio Velazquez dijo:

        Gracias a tu,..Amaya .. entonces prepare mi hamaca¡¡¡ voy camino a Jeri..así que mi itinerario es Manaus -Belem-Fortaleza- Jeri¡¡¡¡ cuentos los días..eso si me regreso en avión:) …..”Viajar es la respuesta, no importa cual sea la pregunta” ❤

        Me gusta

  5. alex dijo:

    me gusto el relato, estoy planeando todo para viajar el otro año, desde colombia, preguntas desde manaos a belem cuantos dias son?? y cuanto cuesta?? y que dias salen los barcos?? y de belem a fortaleza llego facil??

    Me gusta

  6. Hola
    Muchas gracias por el blog y las informaciones.
    Estoy viajando tambien en sud america por un ano y ahora estoy en brasil. Queria ir a colombia (laeticia) pero no se si vale la pena hacer el viaje con el barco desde belem hasta Laeticia o si es demasiado largo y no vale la pena hacer todo el viaje con barco. Piensas que seria mejor empezar solamente el viaje con el barco desde Manaus hasta Laeticia?
    Me parece que todo el viaje entre Belem y Laeticia seria como 10 dias de barco y tengo miedo que es demasiado largo y poquito aburrido…
    A leer tu blog tengo la impresion que entre Belem y Manaus cuesta 200R. Entre Manaus y Laeticia cuestaria lo mismo? Seria un total de 400R…
    Muchas gracias por las informaciones!
    Cath

    Me gusta

  7. estanislao conca dijo:

    Exelente el relato! me estoy yendo desde bsas hasta mexico a fin de abril, subiendo por el atlantico pro ende tenria q subir la moto albarco desde belem a manaus, sabes si es posible? gracias

    Me gusta

    1. Hola Estanislao! Nosotros vimos varias motos en los barcos, viajaban abajo con las mercancías, no creo que haya ningún problema!! Te cobrarán algo más pero ya está:)
      Disfruta mucho del viaje, que es divertido e inolvidable:)

      Me gusta

  8. Luis Rojas dijo:

    Diego genial la experiencia yo voy a recorrer toda sur américa bueno casi toda voy a recorrer 10 de los 13 países que hay en sur américa salgo desde Colombia pero yo voy a irme en moto a final de año recorrer mas de 38 mil kilómetros y mi idea es recorrer desde belem hasta manaos en barco gracias por esta información me ha servido mucho y quiero saber si tuvieron problema por el idioma puesto que yo hablo poco portugués pero me hago a dar entender😄 gracias de antemano y felices viajes

    Me gusta

      1. Hola Luis! Me alegro de que te haya gustado el relato y que el blog te sirva para preparar el viaje!
        Los brasileños son gente muy amable y no creo que tengas ningún problema para entenderte. El portugués es parecido al español y si dos quieren entenderse, se entienden:) Y ya te digo que no te lo pondrán difícil. Nosotros hemos mantenido conversaciones en ‘portuñol’ sin problemas:)
        Disfrútalo muchísimo y, si necesitas alguna indicación o consejillo, aquí estamos!!

        Un abrazo!

        Me gusta

  9. rody dijo:

    hola! muy buen relato, me gustaria saber cuanto pagaste ese viaje pq ire en oct y quiero ir viendo esas cosas. hiciste otro viaje donde paras a madar estar con delfines entrar en la selva y conocer nativos??
    saludos

    Me gusta

    1. Hola Rody. Cada tramo de viaje nos costó unos 100 reales (Porto Velho-Manaus, Manaus-Santarém y Satarém-Belém). Así que, en total, de Porto Velho a Belem fueron 300 reales. Fuimos a la selva y a ver delfines de río en Bolivia, en Rurrenabaque, pero en Brasil no hicimos nada de ese tipo.

      Me gusta

  10. Xavier dijo:

    Hola…..

    Entonces cuanto tiempo necesito en total para hacer Santarem – Poerto Velho? Y tienes un link para ver los precios? Se van barcos cada dia?

    Gracias por tu informaciones…..

    Xavier

    Me gusta

    1. Hola Xavier!
      En total, Santarem-Porto Velho puede llegar a ser un viaje de 8-9 días, porque además es remontando el río, y los viajes duran más que si es de descenso, como los hicimos nosotros… Creo que lo tendrás que hacer en dos tramos, de Santarem a Manaus y de Manaus a Porto Velho. Al menos en nuestro caso, no había la posibilidad de hacerlo completo seguido y tampoco pudimos saber los barcos que había hasta que llegamos allí. Puedes probar en la página web del puerto de Manaus…
      Y aquí hay un listado, pero no es oficial y es un poco caótico: http://www.navegandoelendo.com.br/barcos.html
      Pero, para que te hagas una idea, en Santarem vendían los billetes en una casetillas junto al puerto, podías regatear los precios porque no todos se cobraban lo mismo, así que eso de encontrar precios y horarios oficiales es difícil… De Santarem había tres barcos a la semana, pero de Manaus había muchos barcos a todas partes, casi diarios, ahí no creo que tengas problemas. En cuanto a precios, pagamos 100 reales por cada tramo, así que lo que quieres hacer tú saldría por unos 200 reales.
      Aquí te damos datos prácticos de esta zona:
      https://losviajesdelcangrejo.wordpress.com/2011/11/05/lugares-de-brasil-norte-de-brasil/
      Si tienes alguna otra duda, puedes preguntar!!!:) Pero en Brasil es todo un poco improvisar:)

      Me gusta

    1. Te respondo aquí, por si sirve a otras personas:) y te lo mando también por correo. Ese es el primer tramo que hicimos nosotros. Pagamos 100 reales por cada pasaje, fueron cuatro días en barco y en ese caso incluía las comidas en el precio. Recuerda que la hamaca te la tienes que llevar tú. Nosotros la compramos en Porto Velho, a un vendedor callejero en una de las calles que bajaba al puerto.
      Tienes más datos prácticos de precios de esta zona de Brasil aquí:
      https://losviajesdelcangrejo.wordpress.com/2011/11/05/lugares-de-brasil-norte-de-brasil/
      Nosotros no miramos con tiempo cuándo había barco y nadie sabía decírnoslo. Sólo nos decían que fuéramos al puerto a preguntar y eso hicimos, bajar a un barco y preguntar. Regatea😉

      Me gusta

  11. wladimir dijo:

    hola de peru y estare viajando en un par de semanas por ahi ,es un buen relato ,al comienzo agarre un poco de miedo pero al ir leyendo ,,me diverti y suena una experiencia inolvidable ,gracias por el relato

    Me gusta

  12. Francisco Salazar dijo:

    Hola una pregunta es factible llevar una camioneta 4X4 a traves del rio por barcaza saliendo desde Porto Velho a Manaus, tendras idea de un estimado del costo? lei un comentario por alli que el rio madeiras era peligroso no se que tan cierto es y a que se deba ese comentario, cual es la mejor epoca del año para efectuar un viaje como este? Muchisimas gracias por la atencion que puedas prestar a mi pregunta, adicional mi correo electronico es kaliman75@gmail.com muchas gracias de nuevo

    Me gusta

    1. Diego dijo:

      Hola
      La verdad es que nuestro viaje por el Amazonas lo realizamos en barco de mercancías/pasajeros. En ellos lo normal era compartir trayecto con todo tipo de mercancías, desde un cargamento de frutas hasta neveras o incluso motocicletas. Así que tampoco podemos aconsejarte sobre lo que costaría llevar un 4×4 en barcaza. Durante nuestras travesías, es cierto que en varias ocasiones nos cruzamos con barcos más grandes que trasladaban vehículos y maquinaria pesada por el río, pero desconocemos tarifas u horarios. Creo que tampoco existen horarios fijos, nosotros la mejor información la encontramos preguntando directamente en el puerto. No somos de mucha ayuda, ya siento no poder darte más información.
      Sobre el tema de la seguridad te puedo decir que nosotros no tuvimos ningún problema, pero sí que escuchamos de gente que les habían robado durante el trayecto abriéndoles la mochila, cosas inevitables que te pueden ocurrir en cualquier viaje.

      Me gusta

  13. Hay unos camarotes sin baño que casi nadie coge. Valen 6 veces más y son bastante cutres. Aquí se viaja así o no se viaja:) Pero ducharse mientras ves el Amazonas por un ojo de buey merece el esfuerzo:)

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s