Etapa 6. Vietnam Centro

(22-26 de enero)

HUÉ
El viaje en barco (con vídeos trágico-musicales a las 5 de la mañana), bus (con gente sentada hasta en los pasillos) y tren (camitas de arriba igual de cómodas… Zzzzzz) resultó perfectamente sincronizado y llegamos a Hué el 22 de enero sin apenas esperas. Ya en la escala de Ninh Binh habíamos empezado a reconciliarnos con los vietnamitas, gracias a una familia que hasta nos dibujó un planito para llegar a la estación de tren porque ninguno hablaba inglés ni nosotros acabamos de pillar la promunciación vietnamita (tienen seis sonidos para cada vocal…). Hué confirmó que la bordería campa a sus anchas en las zonas turísticas y los viajes organizados y se convierte en sonrisas cuando llegas a ciudades más pequeñas. Te quieren timar igual pero lo hacen con más cariño 😛 Hué nos gustó, es un pueblo pequeño con calles largas que giran y te desorientan, y una enorme ciudadela donde estuvimos una mañana entera paseando sin parar, entre templos, lagos, arboledas… También visitamos unas cuantas pagodas, casi desiertas bajo la lluvia, compramos arroz con pollo y huevo para llevar como los vietnamitas y probamos el Banh Canh, con cangrejo y pollo y huevos de codorniz.

Hoi An

HOI AN
El día 24 de enero, un par de autobuses locales y, sobre todo, nuestras piernecillas (anduvimos 5 horas en total) nos llevaron a Hoi An y a un hotel donde dejar caer por fin las mochilas. En Hué ya no había hecho frío y en Hoi An además llovió poco (¡el sur se acercaba!); así que disfrutamos de un par de días en esta bonita ciudad con rastros japoneses en forma de puente cubierto, y herencia china en sus preciosas casas con porches de madera negra y salas de reuniones decoradas como pagodas, con figurillas de cerámica en el tejado. El problema de que sea un sitio tan turístico es que todo es más caro y hay que pagar por entrar en muchos sitios. Nosotros asomamos la nariz a las casas y templos que pudimos, nos colamos en el puente y huimos a los puestos callejeros junto al río para comer Cau Lau (sopa típica con fideos de huevo picantes y cerdo) riquísima a precios asequibles. Con eso ahorramos para despedirnos de Hoi An con una de las mejores visitas de Vietnam: My Son. Un minibús nos llevó a las 5.30 de la mañana a esta zona de templos que habíamos incluído en el itinerario casi por casualidad. El madrugón tuvo como recompensa que hicimos el recorrido solos, en silencio, paseando entre unas ruinas maravillosas todavía mojadas por el rocío y que tres horas después habrían estado llenas de turistas y guías gritones. Los templos han sufrido el deterioro del paso del tiempo y los bombardeos de la Guerra de Vietnam, pero los restos de ladrillo rojizo tallado resultan espectaculares incluso comidos por la vegetación (incluso más por eso mismo). Encantados por la experiencia, volvimos al hotel a recoger las mochilas y emprender de nuevo el viaje.

DA NANG
Habíamos pensado visitar esta ciudad, la más grande de la zona centro, y nos dio rabia no poder hacerlo, pero la falta de tiempo hizo que nos marchásemos sin verla. Sólo echamos un vistazo desde el autobús que el día 26 de enero nos llevó de Hoi An hasta allí para coger el tren rumbo al sur. A eso de las dos del mediodía nos poníamos cómodos en nuestras literas porque nos esperaban 17 horitas de nada hasta Saigon, entre preciosos arrozales y bosques verdísimos.

Anuncios
Etapa 6. Vietnam Centro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s