Cuécelo, pélalo u olvídalo

El título de este post lo leí en la hoja informativa que me dieron el miércoles en Drassanes, cuando fui a informarme de las vacunas. La realidad de la «información» fue que salí con tres tiritas en los brazos, dos cajas de pastillas y una receta. Eso de «cuécelo, pélalo u olvídalo» dicen que es la norma del viajero para prevenir las enfermedades más comunes, aunque me parece que, si vas de viaje durante un año, es difícil mantener las precauciones. Seguir leyendo «Cuécelo, pélalo u olvídalo»

Cuécelo, pélalo u olvídalo